Ochoa: se debe de administrar bien los cuatro millones de lempiras que se dejan